fbpx

¿Qué sabes de la copa menstrual?

El planteamiento de dejar de utilizar tampones y compresas y comenzar con la copa menstrual cada vez es más frecuente en nuestro país como consecuencia de la expansción de la información sobre ésta que, a pesar de que no goza conla inversión publicitaria de las grandes marcas de desechables, con miles las mujeres que han experimentando sus ventajas y las recomiendan. Sin embargo, aunque en España se esté conociendo durante estos últimos años, la copa menstrual no es nuevo, ya se patentó en 1932 en Estados Unidos aunque desde entonces se ha ido mejorando hasta tener hoy en día esta alternativa menstrual de silicona médica, totalmente inocua y respetuosa con el medio ambiente y con nuestro organismo.

Con todos estos avances también han aparecido nuevos colores, diseños, formas, tamaños y marcas como Mimacup en la que hemos reunido en una copa menstrual todas las características mejores para que su uso y experiencia sea lo más cómoda posible. En este caso, contamos principalmente con dos tallas, una grande y otra más pequeñas en la que cada mujer debe tener en cuenta aspectos como la edad, el número de partos vaginales o el estado de su suelo pélvico para optar por una u otra.

Su composición con silicona médica, un material hipoalergénico y resistente a las bacterias han hecho que peguen el gran salto porque así evitamos el síndrome del shock tóxico causado por bacterias contenidos en tampones y compresas como los estafilococos.
Además, gracias a su poder de reutilización, el ahorro es considerable y toda una gran alterantiva para aquellos países en los que la menstruación sigue siendo un tabú y el acceso a los productos desechables es muy limitado. Con una copa, una mujer puede almacenar sus menstruaciones hasta durante 10 años por lo que permite a los países en vías de desarrollo una gran mejora en la salud de las mujeres y niñas.
No obstante, también ha sido objeto de polémica como en nuestro país durante abril del año pasado cuando el grupo municipal de la CUP en el Ayuntamiento de Manresa (Barcelona) presentó en el pleno una moción para que se fomentaran métodos alternativos al empleo de compresas o tampones durante el ciclo menstrual. Fue entonces cuando se dieron a conocer para muchas mujeres pero también cuando comenzaron muchos detractores de la propuesta surgiendo una auténtica revolución en redes sociales.
La historia de la copa menstrual es larga pero lo que está claro es que cada vez se está imponiendo más en mujeres de todo el mundo y donde Mimacup tiene un lugar predominante por ser una de las copas menstruales que además es solidaria ya que por cada compra, se dona un euro a una causa social.

Deja un comentario