Ultraschall Frau 870×435

Quistes en el ovario

Hoy vamos a dedicar este post a contaros todo sobre los quistes en el ovario, una enfermedad propia de la mujer y de la que seguro que muchas de vosotras todavía no conocéis a fondo. Esta patología consiste en la inflamación del ovario; sin embargo, cuando escuchamos la palabra “quiste” no debemos asociarlo directamente con que el tumor es malo, de hecho, la mayoría de éstos suelen ser benignos.

Existen varias categorías de quistes y debemos destacar los denominados funcionales puesto que son los más frecuentes y son el resultado de las propias hormonas del cuerpo durante el ciclo menstrual. Ni siquiera es necesario tratamiento alguno ya que suelen desaparecer por sí sólos y pocas veces tienen complicaciones. No obstante, es importante someterse cada año a una ecografía por nuestro ginecólogo para averiguar si tenemos o no este tipo de quistes.

¿Qué otro tipo de quistes existen?

Podemos mencionar también los quistes de retención que aparecen por la acumulación de líquido en las glándulas. Éstos se pueden formar porque el mecanismo deje de funcionar y no se segregen los líquidos o bien por causas congénitas.

Por otro lado, nos podemos encontrar también con los quistes foliculares debido a que el folículo de Graaf estalla durante la ovulación, éstos entran en la trompa de Falopio y se produce la fecundación, pero en el caso de no producirse el folículo de çgraf se queda ahí produciendo líquido y de ahí proviene la aparición del quiste.

El quiste corpus luteum se forman a apartir de los folículos de Graff derivados después de la olvuación formando estrógenos y progesterona durante los primeros meses del embarazo pero suelen terminar desapareciendo por sí sólos.

Los quistes luteínicos son aquellos que suelen aparecer en los dos ovarios cuando la producción de coriogonadotropina humana aumenta más de lo normal a causa de un embarazo múltiple por ejemplo o de una enfermedad. La hGC es una hormona que forma al embrión y también suelen desaparecer por sí mismos tras el parto.

Ahora bien, ¿cómo podemos saber si tenemos un quiste de ovario? Como hemos dicho la revisión con el ginecólogo y la ecografía son los métodos más eficientes para averiguarlo, de lo contrario sólo podremos darnos cuenta cuando haya adquirido un tamaño considerable y comience a molestarnos en el vientre por ejemplo, cuando sintamos que tenemos ganas de orinar mucho más a menudo, molestias en la espalda o dolores durante las relaciones sexuales.

Aunque en la mayoría de los casos no existe ningún método de prevención puesto que son malformaciones de tipo congénico sí podemos controlar nuestros niveles hormonales bajo un tratamiento médico.

Si quieres conocer más cosas sobre tu cuerpo, la menstruación o la feminidad, no te pierdas cada semana todos los artículos que publicamos en el blog de Mimacup.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *